Bienvenidos al Ministerio de Evangelización "El Buen Pastor"

Este web a sido creado con la intención de dar a conocer las maravillas de Nuestro Señor Jesucristo, lo que hace en nuestras vidas a nivel personal, como grupo y comunidad. Recora y mire nuestras actividades, documentales de nuestra fe, videos y audio conferencias de otros hermanos en la fe de otras comunidades. Que Dios te Bendiga y el Fuego del Espiritu Santo se derrame en tu vida y en la te tu familia. Amen








La Santa Sede

La Santa Sede
La Santa Biblia, Las Constituciones, El Concilio Vaticano II, El Derecho Canonico y mucho mas...

Estudio Biblico Otorgado por ApologeticaCatolica.org

Estudio Biblico Otorgado por ApologeticaCatolica.org
Empeñémonos en conocer a Yavé. Oseas 6,3. Haga Clik en la Foto para ver los temas.

martes, 18 de agosto de 2009

La verdadera libertad cristiana

más >>>Siervoscas.com/La verdadera libertad cristiana:
¿QUE LIBERTAD NECESITAMOS?
No es fácil entender de qué se trata cuando se habla de libertad del Espíritu, libertad interior o liberación.
¿Cuándo se puede afirmar que una persona está espiritualmente liberada? ¿Significa que el que está lleno del Espíritu y por tanto, goza de una gran libertad interior, no tenga que someterse a la autoridad en la Iglesia, a las normas y orientaciones que el Pueblo de Dios recibe?
El Espíritu de Dios es siempre un Espíritu de orden y unidad.
La «gloriosa libertad de los hijos de Dios» (Rm 8,21) es ante todo vida, unidad, orden.
La animación del espíritu debería ser la irradiación natural de cada cristiano que ha sido llamado a la libertad.
Esta libertad es a) una liberación interior de cuanto oprime y b) un caminar de acuerdo con la moción del Espíritu.
A) Liberación interior: Impresiona constatar la importancia que la Palabra de Dios concede a la libertad. Jesús, después de leer en la Sinagoga el texto de Isaías: « ... me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos ... y para dar la libertad a los oprimidos ... », afirma rotundamente: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy» (Lc 4,18-21).
Jesús ha precisado muy bien de qué esclavitud quiere liberar al hombre: muerte, pecado, tinieblas, ignorancia, enfermedad, la carne. La carne, según el lenguaje de Jesús y del Nuevo Testamento, no es lo mismo que el cuerpo. Es aquello que tanto en nuestro cuerpo, como en nuestra psique, sea pasión, deseo, sentimiento o inclinación"